Aprovecha la Aerotermia
limpia y ecológica

¡Te Llamamos!
Sin Compromiso

Como fuciona la Aerotermia

La aerotermia consiste en extraer la energía libre del aire exterior a través de una bomba de calor de alta eficiencia y transferirla a otra unidad. Los sistemas aerotérmicos utilizan bombas de calor aire-agua. Este tipo de bombas extraen la energía existente en el aire exterior y la transfieren al agua que se suministra al sistema de calefacción y / o agua caliente sanitaria. Estas bombas están diseñadas y fabricadas para obtener el máximo rendimiento en condiciones climáticas adversas, ya sea en verano o en invierno.

Los sistemas Aerotermales están diseñados para ser utilizados en edificios de tamaño pequeño y mediano que tengan espacio para unidades exteriores, como casas unifamiliares. La combinación perfecta sería utilizar un sistema de calefacción de baja temperatura, como calefacción por suelo radiante y sistemas de paneles solares térmicos.

Ventajas de la Aerotermia

Fácil Instalación

La instalación es muy simple, porque la máquina que utiliza es igual de grande que una caldera y no hace falta ninguna chimenea ni combustible para almacenar.

Emisiones Neutral Carbono

Máximo ahorro con sistemas de calefacción de baja temperatura (suelo radiante o radiadores de baja temperatura).

Bajo Mantenimiento

Su matenimiento es muy bajo, porque no necesita casi limpieza al no tener cámara de cobustión, ni quemador, con lo cual no genera ningun tipo de combustión.

Eficiencia energética de la Aerotermia

Las bombas de calor aerotérmicas tienen altos niveles de rendimiento. El COP (coeficiente de rendimiento) máximo o coeficiente de funcionamiento es de alrededor de 4 o 5, según el fabricante. Esto significa que por cada kw-h eléctrico consumido, los equipos aerotérmicos pueden producir 4-5 kw-h térmicos en condiciones ideales de funcionamiento. Además, hasta un 75% proviene de energías renovables (aire exterior) y solo alrededor del 25% del consumo eléctrico (ventilador y compresor).

Un sistema de Aerotermia proporciona un ahorro energético considerable en comparación con los sistemas convencionales de producción de calor y calentamiento de agua, aunque depende de las condiciones climáticas de la zona y del sistema de calefacción. Se pueden obtener ahorros de hasta un 50 a un 55% mediante el uso de sistemas de calefacción por suelo radiante, y de hasta un 15 a un 20% mediante la calefacción con radiadores, en comparación con un sistema de caldera convencional que utiliza combustible diésel. El período de amortización varía de 2 a 3 años. En combinación con la energía solar térmica se pueden lograr excelentes resultados.

Si necesitas más información
no dudes en
Contactar con nosotros
¡Te Llamamos!
Sin Compromiso